Estudios Botánicos en el Karso

        La gran diversidad vegetal del Karso de Puerto Rico ha sido resaltada en los últimos años por científicos y conservacionistas. Con la finalidad de conocer mejor esta riqueza natural, Ciudadanos del Karso ha patrocinando diversos estudios botánicos.  En estos estudios se están explorando los bosques del karso, con la finalidad de documentar especies de plantas raras y poco conocidas. Igualmente, se han estado revisando museos de plantas - o herbarios - con colecciones acumuladas por casi siglo y medio. Como resultado, se han encontrado novedades botánicas para la Flora de Puerto Rico, entre las que destacan tres especies nuevas para la ciencia, descubiertas por el botánico Juan Carlos Trejo. Una de estas es un roble colorado tentativamente nombrado Tabebuia karsana, que es exclusivo - o endémico - del Karso del Norte. La segunda especie es un arbusto tentativamente nombrado Reynosia vivesiana, que se conoce solamente de un área pequeña en el karso seco del Bosque Estatal de Guánica. La tercera especie nueva es un árbol de corcho tentativamente nombrada como Pisonia taina. Aunque esta última especie es rara, se ha encontrado en ambientes diversos, en el Bosque Estatal de Susúa, en Monte Torrecilla y en el Karso Norteño.

        Además de las especies nuevas o sin catalogar, el Biólogo Trejo ha identificado otras dos especies de árboles que no se reconocían para la Flora de Puerto Rico, y que se pensaban endémicas de la Española (Haití y República Dominicana). Una de estas es una especie de uvillo científicamente conocida como Coccoloba buchii, y la otra es una especie de laurel conocida como Ocotea acarina. En Puerto Rico, estas dos especies son raras y se conocen sólo del Karso Norteño. Más aún, el laurel sólo se ha visto en un área reducida del Bosque Estatal de Río Abajo.

        En las exploraciones de campo, se han encontrado nuevas poblaciones de especies de plantas raras en diversas regiones kársticas de Puerto Rico. Una de esas especies es un bejuco de aspecto delicado y atractivo, llamado Anechites nerium (familia del alelí). Aunque esta especie se encuentra en algunas áreas de las Antillas y del continente, en Puerto Rico se conoce sólo del Karso Norteño. En Puerto Rico se conocía por una sola colecta hecha en 1888 por el naturalista Agustín Stahl. Actualmente, esta especie se ha encontrado en la Reserva Natural Mata de Plátano, y en la quebrada Las Talas, que es afluente del Río Guajataca.

        Otra especie interesante, por ser rara pero más que nada por ser poco conocida para la ciencia, es el árbol de ausú, formalmente llamado Myrcia pagani, en la familia de la guayaba. Este árbol se conocía anteriormente de unos 15 individuos. En este proyecto se han encontrado cerca de 100 individuos en cuatro sitios, en las Reservas de Mata de Plátano y El Tallonal, en el Bosque Estatal de Guajataca, en Piedra Gorda (Camuy), y en Biáfara (Arecibo). Hasta el día de hoy, nunca se han visto los frutos y únicamente se conoce parte de una sola flor. Es muy probable que esta especie pertenezca al género Psidium y no a Myrcia como se le ha conocido.

        El proyecto Plantas Notables del Karso Norteño de Puerto Rico, auspiciado por Ciudadanos del Karso, evalúa el conocimiento botánico de un grupo selecto de plantas de la flora puertorriqueña. Estas son especies que por diversas razones, sean de índole científico o práctico, son de gran relevancia respecto de las demás. Actualmente, unas 160 del Karso Norteño se han definido como notables. De estas, 21 especies se conocen únicamente de esta región del planeta. Estas especies son patrimonio natural de la humanidad, cuyo uso y protección es responsabilidad de la sociedad puertorriqueña.