Introducción                                                                                                   El Karso en el Mundo                                                                                             El Karso en Puerto Rico

 

El Karso en Puerto Rico: Topografía

    Muchas personas identifican las áreas kársticas de Puerto Rico por la presencia de mogotes. Sin embargo, el mogote es solamente una de las características topográficas del karso.

    El karso de Puerto Rico contiene una multiplicidad asombrosa de rasgos y formaciones topográficas en un área muy reducida. De hecho, en menos de una hora de viaje en automóvil, se puede experimentar y disfrutar de una gama increíble de panoramas contrastantes.

    Esta gran variedad de formaciones topográficas también es producto del tipo de roca y el clima. Estos causan, que en la mayoría de los casos, los declives sean casi verticales, lo cual resulta en una topografía escarpada y accidentada. En algunas áreas kársticas, la topografía es tan accidentada que estas zonas están totalmente deshabitadas y carecen de carreteras o veredas; una notable excepción para la densamente poblada isla de Puerto Rico.


Entre las principales formaciones topográficas del karso puertorriqueño, se encuentran:

  1. karso de dolinas – paisaje caracterizado por la presencia predominante de sumideros, el cual está lleno de depresiones enel suelo.

  2. karso de torres y conos – paisaje caracterizado por muchas lomas de laderas empinadas rodeadas de depresiones en forma de estrella. En Puerto Rico, la zona caliza del Norte tiene torres bien empinadas y colinas cónicas. A estas formaciones, comúnmente se les conoce como mogotes.

  3. karso de gallera – paisaje caracterizado por tener una alta proporción de sumideros por área, pero con una densidad menor de sumideros que en el karso de dolinas. También se caracteriza por tener depresiones en el suelo mucho más grandes que en el karso de dolinas y que mantienen una forma circular uniforme o una forma de estrella. En un sentido geométrico, el karso de gallera es como si fuera la topografía inversa del karso de torres y conos. Gradaciones entre estos tipos de paisajes son muy comunes en los trópicos.

  4. karso fluvial (o fluviokarso) – paisaje donde existe una mezcla de formaciones kársticas y características fluviales. Se caracteriza por un drenaje irregular y por valles con corrientes que desaparecen por grietas bajo la tierra o se adentran en una cueva, manantiales grandes, depresiones cerradas y cuevas. En el karso fluvial, los ríos son caudalosos y mantienen su curso en la superficie alimentados por tributarios subterráneos.

  5. karso de cueva – paisaje donde hay cuevas o cavidades y un drenaje subterráneo bien desarrollado con poca expresión de depresiones cerradas u otras formaciones topográficas kársticas. En este tipo de karso, las expresiones kársticas de la superficie son bien suaves.

  6. karso de cuesta – tipo de karso formado por una cuesta, caraterizado por pendientes empinadas o escarpas por un lado y sumideros y torres por el lado del declive menor.

  7. karso de pavimento – paisaje de roca caliza expuesta, al descubierto, esculpida en lapiés o dientes de perro de varios tipos. Tiende a tener una roca estéril y árida, con ninguna cubierta vegetativa. Se puede observar en los climas áridos y semi-áridos de los trópicos. En el sur de Puerto Rico, existen ciertas manifestaciones del karso de pavimento en el Bosque de Guánica, Punta Guaniquilla en Cabo Rojo y Cerro Las Cuevas en Juana Díaz.

  8. karso de polje – paisaje con depresiones extensas, cerradas por todos los lados, de fondo plano y lados escarpados que se encuentran cerca una de las otras y que cubren grandes extensiones de terreno. Polje es un término esloveno. Un polje puede estar completamente seco, tener un arroyo superficial que origina y termina dentro del polje o estar inundado de manera temporera o permanente.

  9. karso de laberinto – paisaje dominado por corredores de valles abiertos o cerrados, por lo regular rectos, y cañones de disolución que se intersectan.

       

        Los paisajes formados por el karso de dolinas, torres, conos y cuestas solo se encuentran en Puerto Rico y en muy pocos otros lugares en el mundo. Por otro lado, los paisajes dominados por zanjones - conjuntos de largas trincheras paralelas de varios metros de profundidad - existen únicamente en el karso del norte de Puerto Rico. Estas trincheras pueden extenderse 100 metros o más, con costados verticales que varían desde unos pocos centímetros hasta 3 metros de ancho y desde 1 a 4 metros de profundidad. Los zanjones se orientan en la misma dirección y pueden haber hasta 8 por cada 100 metros. Descritos por primera vez en Morovis y Florida, los mejores ejemplares de los zanjones se encuentran en el municipio de Lares, donde las trincheras individuales pueden llegar a extenderse más de 1,800 metros de largo y alcanzar un ancho de 20 metros; estos zanjones se encuentran en una franja de un 1 kilómetro de ancho.

        En el karso puertorriqueño también existen otros rasgos topográficos de interés, tales como valles secos, valles anchos, puentes naturales o túneles cortos, ventanas naturales, lomas, cuevas o cavidades, cañones, y acantilados en los ríos y las costas, entre otros.

        Los cañones de los ríos en la franja kárstica también son espectaculares. Un ejemplo es el cañón del Río Grande de Arecibo, que atraviesa el karso con un ancho entre 800 a 1,200 metros y con muros casi verticales que llegan hasta 200 metros de alto. El río Guajataca tiene cañones con escarpas que llegan a alturas de 150 metros, uno de los mejores ejemplares de acantilados de roca caliza. La planicie costera cerca del río Grande de Manatí es notable porque sus meandros están sumamente bien desarrollados. En la costa, los farallones, las dunas de arena y los extensos humedales ribereños y de cuenca, de los más grandes de la isla, dominan el paisaje.